Los secretos que esconden los pantanos

Compartir
Los secretos que esconden los pantanos

Si algo ha caracterizado los años 2022 y 2023 en Cataluña ha sido la persistente y grave sequía vivida que, hasta el momento, se está comportando de forma más intensa y más extrema que la del 2005-2008, si bien la de aquel año fue más larga con algunos períodos lluviosos entre 2006 y 2007.

La pregunta que nos hacemos todos es la siguiente: ¿la sequía es por culpa del cambio climático o es causada por el clima mediterráneo?

 

¿Es normal la sequía que sufrimos?

No es una respuesta fácil ya que tanto el clima mediterráneo como el cambio climático inciden en la sequía y es difícil establecer cuál tiene mayor incidencia. Por un lado, es habitual que el clima mediterráneo tenga períodos de sequía, algunos largos e intensos, pero por otro, la tendencia, evolución y proyección del clima en Cataluña hace que cada vez con el cambio climático, la lluvia se concentre en períodos más puntuales pero más intensos.

Es el caso, por ejemplo, del Temporal Glòria, que llenó casi todos los pantanos (algunos tuvieron que desembalsar agua e inundaron lugares como Girona y el Baix Ter). O del Temporal Filomena, que acumuló registros de nieve históricos en buena parte de la Península, pero que en Catalunya afectó sobre todo al sur del país, con una nevada muy importante en el Priorat y la Terra Alta. Desde entonces, prácticamente no ha llovido más y las pocas veces que lo ha hecho no han permitido llenar de nuevo los pantanos ya que, en su mayoría, ha llovido en el litoral y prelitoral de Catalunya y poco en las cabeceras.

 

 

La sequía hace reflotar paisajes anegados por el agua

El verano de 2022 fue protagonizado por la bajada histórica de los niveles de los pantanos. Por todos es conocida la masificación en los entornos del pantano de Sau para ver la iglesia de Sant Romà de Sau. Pero no es el único espacio que se ha podido revisitar después de muchos años debajo del agua. También han vuelto a salir a la superficie lugares como el puente de Querós, el antiguo camino de Mont-rebei, el despoblado de Blancafort de Noguera o por primera vez el pueblo de Tiurana, el último pueblo negado por el agua por el pantano de Rialb (puede recuperar el documental que hizo el Sense Ficció este 2023 clicando aquí ).

Todo esto son paisajes en los que sus historias y vivencias personales han quedado archivadas en la memoria de sus antiguos pobladores y habitantes que rememoran secretos y anécdotas curiosas. ¿Nos acompañáis a descubrirlas?

 

 

Leo Messi y sus orígenes catalanes

¿Sabías que hay un pueblo bajo las aguas del pantano de Canelles que tiene una vinculación con Leo Messi? Se trata del pueblo de Blancafort de Noguera. En este pueblo, a principios del siglo XX vivía una chica llamada Rosa Mateu Gesé (nacida en Blancafort en 1910). A los 18 años emigró hacia América a bordo del barco “El Català” (casi como la famosa habanera “El meu avi”, salvo que en la canción fueron a Cuba y en este caso el destino era Argentina ).

En el barco conoció a otro leridano, Josep Pérez, nacido en Bellcaire d'Urgell y la historia fue tan bien que acabaron arraigando y formando familia en Argentina y el resto de la historia ya la conocemos. ¡No sabemos si todo es una casualidad o el destino ha hecho que Leo Messi haya triunfado en Barcelona, por una historia de amor que si hubiera pasado en Estados Unidos seguro que sería un guión de Hollywood!

La sequía de este último año ha hecho aflorar por primera vez en 15 años la ermita de Blancafort, tal y como relata esta imagen del Instagram “La Sequera del 22”. Aunque actualmente prácticamente no quede rastro del pueblo, no deja de ser romántico para los amantes del fútbol y el Barça descubrir esa aldea aislada e inhóspita que prácticamente no conoce nadie.

Puede completar la salida haciendo una visita al Centro de Interpretación de la Energía y la Geología de la presa de Canelles para conocer más a fondo cómo funciona una presa hidroeléctrica por dentro.

 

 

Los secretos escondidos de los pantanos

Los pantanos de Cataluña esconden muchos antiguos pueblos que tuvieron que abandonarse: Mequinensa, Faió, Tragó de Noguera, Tiurana, Sant Romà de Sau, Susqueda o Sant Salvador de la Vedella son algunos de los pueblos que se tuvieron que reubicar o abandonar. Algunos lo han podido relatar como Mequinensa gracias a los libros de Jesús Moncada que se ambientan en el pueblo antiguo de Mequinenza.

Otros, como Sant Salvador de la Vedella o Sau, ha quedado la iglesia a la vista: en el caso del pueblo berguedà siempre queda sobre el agua en un peñón, y en el caso de Sant Romà de Sau es la iglesia más antigua del mundo que aguanta en pie en un pantano y también el que lo hace a más profundidad, 23 metros, según la entidad Official World Record. Ahora bien, también hay que admitir un pequeño truco: ¡la base de torre está rellenada de hormigón! En 1996 se cubrió el interior del campanario con cemento para evitar que la estructura cediera y por eso ahora podrá observar que algunas ventanas están tapadas y la torre tiene una ligera inclinación apreciable sólo en las fotos o si está muy cerca de la iglesia. Todo esto lo explica más en detalle este artículo de El Nacional.cat.

Sea como fuere, la imagen icónica de Cataluña que actúa como "termómetro de la sequía" es y será siempre el campanario de Sau gracias a la proximidad a Barcelona y a la difusión que se ha hecho en las redes, TV3 y otros medios.

 

 

Mont-rebei y el clamor de la gente

En los últimos años el Congost de Mont-rebei se ha popularizado gracias a las redes sociales, por las pasarelas sobre los riscos o excavados en la roca. Antiguamente, los arrieros pasaban por los viejos caminos de herradura, como el paso de la Récua o el antiguo paso de Mont-rebei, que fue excavado en 1924 por la Mancomunitat de Catalunya. Ahora con la sequía los excursionistas más intrépidos pueden volver a pasar con cuidado y sentirse cómo  si fuera arriero en un lugar bien recóndito hace apenas 100 años.

En los años 60, la construcción de la presa de Canelles cubrió este paso con el agua, y no fue hasta los años 80 cuando se excavó un nuevo camino 30 metros más arriba gracias a la presión popular y excursionista.

Es también gracias a esta oposición vecinal que se ha conservado que Mont-rebei sea el último gran desfiladero virgen del Montsec, sin carreteras, ni líneas de tren ni cables eléctricos. Ni tampoco ninguna esclusa, ya que no hace tanto, en el 2015, todavía se especulaba con la construcción de una presa en los entornos de Mont-rebei. Por suerte, la naturaleza calcárea del macizo del Montsec (que causa filtraciones en las tomas de agua) y el clamor popular han hecho que las aguas queden tranquilas a los pies de Mont-rebei, ¡y que dure!

 

 

Muy cerca de Mont-rebei, en el mismo pantano pero en el lado aragonés encontramos el riscal popularizado con el mote de “Muralla xinesa de Finestres” aunque su nombre original y que debería conservarse es el de Les Roques de la Villa. Ahora con la sequía incrementan notablemente su altura y pueden verse sin agua, con su dimensión real. La comparativa entre la foto con el pantano lleno y vacío, como dice el dicho, vale más que 1000 palabras.

 

Texto y fotografías: Sergi Boixadé

Propuestas

Cenas de pescado en el restaurante Norai del Museo Marítimo…

Museu Marítim de Barcelona (Barcelona)

Leer más

Gincanas GeoCats

Gimcanes GeoCats (Barcelona)

Leer más

39,99 € 33,99 €

Agenda

Ciclo de Caminatas Saludables en Guardiola de Berguedà

27/05/2024 ...

Leer más

Fiesta del 27 de mayo en Ripoll

27/05/2024

Leer más

Apúntate a nuestras newsletters!

Podrás recibir nuestros boletines con nuevas rutas, promociones, sorteos y mucho más.
Disfruta de femturisme.cat desde tu correo electrónico!