Los 10 imprescindibles de las Montañas de la Costa Daurada

Compartir
Los 10 imprescindibles de las Montañas de la Costa Daurada

Déjate llevar por los rincones más preciosos y auténticos de las Montañas de la Costa Dorada; sus paisajes de contrastes nos regalan desde extensos bosques hasta largas playas, pasando por una cultura y una tradición bien lejana. Las Montañas de la Costa Daurada te abre las puertas para descubrirte sus 10 imprescindibles que no te puedes perder.

1. Castillo Monasterio de Sant Miquel de Escornalbou

Se encuentra en el municipio de Riudecanyes. Desde el núcleo urbano, hay que tomar la carretera que lleva directamente. También se llega por carreteras locales desde la Argentera y desde Vilanova d'Escornalbou.

El castillo monasterio de Sant Miquel de Escornalbou data de finales del siglo XII e inicios del XIII. Su construcción fue impulsada por Alfonso I, que lo cedió a la iglesia de Tarragona. Tanto el castillo, centro de una amplia baronía, como la iglesia de Sant Miquel, fueron habitados por monjes agustinos, a partir de 1580 por franciscanos hasta 1835, cuando se produjo la desamortización. En 1843 fue adquirido por John Bridgam ya la primera década de nuestro siglo, fue adquirido por Eduard Toda, que lo reconstruyó e inició la restauración. Allí reunió interesantes colecciones de grabados, cerámica y objetos de todo tipo, así como una notable biblioteca.

Los elementos más importantes del conjunto son la iglesia románica, los restos de la sala capitular y el claustro, así como la vivienda del Sr. Toda, cuidadosamente restituida, la visita de la que nos permitirá observar cómo era una casa señorial de principios de 1900. Desde los arcos del claustro, y en especial desde la ermita de Santa Bárbara, situada en la cima del conjunto, se puede disfrutar de una de las mejores vistas de las comarcas de Tarragona.

Instalaciones adaptadas para personas con minusvalías e invidentes. Visitas comentadas para grupos escolares y para adultos: Información en el teléfono 977 834 007 y reservas en el teléfono 695 186 873.

2. Villa de Prades

En Prades llama la atención que todo está rodeado por el color rojo de las piedras que levantan la muralla, la iglesia y una buena parte de las casas. Esta coloración es la de la piedra afilada que configura una buena parte de la periferia de la ciudad. Esta característica, única en Cataluña, le ha dado el nombre de Villa Roja.

Entre los lugares de interés del pueblo encontramos la plaza Mayor, la fuente esférica renacentista, la Iglesia de Santa María la Major, gótica, de una sola nave con bóveda ojival y fachada renacentista rematada por un frontal triangular. También encontramos tramos de muralla con restos del castillo, dos portales románicos, varias muestras de arte gótico y una torre de defensa cuadrangular.

3. La Mussara

Mussara La Mussara se encuentra en las montañas de Prades, a 990 m de altura, cerca del risco de las Airasses, desde el que se disfruta de una vista impresionante del Campo de Tarragona y, en días claros, se puede ver el delta del Ebro o, incluso, las Islas Baleares. La parte más alta del término está a 1.071 m sobre el nivel del mar. El pueblo tuvo una rica y particular historia.

Se piensa que los restos localizados en la Mussara permiten creer en la existencia de una guarnición dependiente del valí de Siurana. Avala esta creencia el topónimo árabe que da nombre a la villa y que puede significar plana. Así pues, el núcleo despoblado ofrece unas sensaciones agradables. Su interés recae en la situación geográfica mágica y emotiva pero también en la historia y en los edificios y la distribución del antiguo pueblo. Además, este sitio es un punto partida o de paso de numerosas excursiones que llevan por los lugares más bellos de las montañas de Prades.

4. Sierra de Llaberia y Mola de Colldejou

El paisaje de la sierra transmite la sensación de lugar remoto, aislado, con sierras de difícil acceso y desconocidas pero a la vez cercanas a todo el Campo de Tarragona. La sierra nos ofrece muchas posibilidades para interpretar el paisaje, tanto desde el punto de vista de la vida tradicional relacionada con el pasado agrícola y uso forestal del territorio, como de la interpretación del medio natural.

Las partes elevadas de la sierra muestran una importante variación cromática estacional gracias a los árboles caducifolios que salpican los encinares. Las partes bajas, normalmente dominadas por el pino blanco, no experimentan esta dinámica. A lo largo del tiempo, la escasa actividad humana en estos parajes ha evitado alteraciones importantes del paisaje.

Desde gran parte del Campo de Tarragona se puede ver la Mola de Colldejou engarce entre las sierras de la Argentera y de Llaberia. La forma de piedra de molino hace que merezca ese nombre. Se trata de una cima emblema de Tarragona, agradable de subir y que nos permitirá ver el Campo desde Tarragona, la punta de Salou y, prácticamente, hasta Vandellòs por una parte, y parte del Priorat, Ribera d'Ebre, las sierras de Llaberia, Cardó, Montsià, y hasta los puertos de Tortosa. Su cima tiene una altitud de 914 m. De la muela cabe destacar los hallazgos de lo que podrían ser los restos de uno de los mayores poblados íberos encontrados hasta ahora en nuestras comarcas.

El paisaje de las montañas de Llaberia y la Mola de Colldejou es el decorado en el que los pueblos del Baix Camp desarrollan sus productos agrícolas de calidad.

5. Mas Miró

miro Joan Miró (Barcelona, 1893 - Palma, 1983) es uno de los artistas catalanes más universales del siglo XX. Pintor, escultor, grabador y ceramista, conocido por su discreción y silencios legendarios, es a través de su obra que muestra su rebeldía y disconformidad con los acontecimientos históricos y políticos que le toca vivir.

El arraigo en el paisaje de Mont-roig, primero, y posteriormente al de Mallorca, donde se acabó estableciendo definitivamente en los años cincuenta, fue determinante en su obra y en su lenguaje.

Mas Miró fue el modelo de La masía, la creación más emblemática de la etapa figurativa del artista, pero también es donde germinó y madurar su obra posterior y donde se perfiló su complejo lenguaje simbólico.

El Mas Miró está formado por una serie de edificios de varias épocas, desde el siglo XVIII hasta el siglo XX. Edificios como; el jardín, el taller el gallinero, los campos, la capilla y el corral.

6. Ermita de la Virgen de la Roca

Se encuentra en el municipio de Mont-roig del Camp, al oeste de la ciudad. La ermita ya se menciona en documentos de 1230.

La iglesia y la hostelería se reconstruyeron tras la destrucción francesa, en 1811. Sobre la ermita se alza la capilla de Sant Ramon, construida en 1826 y que aún hoy sirve de guía a los marineros. La ermita es un símbolo de la comarca.

El templo de Sant Ramon, de apariencia cúbica y encalado, inicialmente castillo feudal del siglo XIII, destaca sobre el edificio principal. Junto a la ermita encontraremos un mirador natural donde se llega por un camino abierto en la roca y que sale del aparcamiento por una escalera con barandilla de madera. Todo el tiempo podemos observar cavidades abiertas en el gres rojo. La ermita ofrece unas vistas panorámicas imprescindibles para cualquier visitante.

7. Pratdip y los Dips

pratidp Pratdip, villa de origen medieval, de la que las primeras referencias se remontan al año 1154. La estructura inicial de la villa fue con la iglesia en el centro y una muralla que la rodeaba.

En la actualidad podréis encontrar: la iglesia, el castillo y dos torres de defensa que en su día formaron parte de la muralla medieval. La iglesia, construida a mitad S.XII es de estilo románico, con acabados de estilo gótico. En el interior de la iglesia se encuentra el antiguo retablo de Santa Marina de estilo renacentista, que data del 1602.

El castillo, situado en el punto más alto del municipio y de lo que en la actualidad sólo se conservan algunas paredes y partes parciales de las almenas de la edificación original, ofrece al visitante una magnífica vista del entorno natural que nos rodea, en la Sierra de Llaberia.

Pratdip, pueblo de leyendas ancestrales, y vinculado al Dip, un ser mitológico que da nombre al pueblo además de figurar en su escudo, leyenda en la que se inspiró el escritor Joan Perucho en "Las Historias Naturales" situando al castillo la tumba y residencia de Onofre Dip, vampiro que atemorizaba a la población local.

8. Pantano de Riudecanyes

El embalse es un bonito lugar para dar paseos y admirar el paisaje que le rodea. Si nos paramos al borde de la carretera que conduce hacia Duesaigües para ver el pantano, en dirección hacia el pueblo de Riudecanyes, nos llevaremos una grata sorpresa.

El agua azul y cerrada del pantano queda por encima del agua del mar que brilla muy lejos e inmediatamente después del muro de cerramiento del embalse. Hay un punto donde confluyen, superpuestas, tres de las mejores tonalidades azuladas que puede ofrecer el Baix Camp: la de su agua dulce, la del azul cambiante del mar y el del cielo limpio que define los pueblos que miran hacia el Mediterráneo.

9. Los Gorgs de La Febró

poza Los Gorgs de La Febró son un bonito conjunto de cascadas cerca de la Febró y de la carretera de Vilaplana a la Febró. Junto con las simas, son el lugar más conocido y visitado del pueblo.

Se trata de un río, afluente del Siurana, cuyo cauce está formado por roca caliza, y debido a la erosión de los saltos de agua, estos han formado unos charcos profundos muy característicos que en verano se convierten en un lugar ideal para tomar un buen baño, fresco y tonificante.

Su acceso es bastante rápido y fácil. La manera más rápida de acceder es desde la carretera de Vilaplana a la Febró, a la altura del km 25, cerca del Mas dels Frares y sólo se deben seguir las marcas rojas y blancas de un GR que, en este punto, cruza la carretera camino de Arbolí.

10. Tossal de la Baltasana

El nudo orográfico de las montañas de Prades ocupa prácticamente todo el término de Prades. En la alineación nororiental, el macizo culmina en la colina de la Baltasana, de 1.201 m, flanqueado al este por la molea de l'Estat y al norte por el monte de Salas. La colina está entre la Conca de Barberà y el Baix Camp, entre Vimbodí y Poblet y Prades, a unos 2 km en línea recta de esta última población. Con su altitud, es el punto más alto de estas montañas.

Se accede por el sendero de gran recorrido GR-171, que pasa a tocar. Forma parte de la cresta que parte la cuenca del Ebro (río de Montsant) de la del Francolí. Es también el pico más alto de las comarcas del Baix Camp y de la Conca de Barberà.

Fuente: Patronado Comarcal de Turismo Muntanyes de la Costa Daurada 

Agenda

La Pasión de Esparreguera

23/03/2019 ...

Leer más

Ciclo infantil El invierno está vivo en Santa Coloma de Queralt

17/02/2019 - 23/03/2019

Leer más

Festival de Jazz de Concabella

23/03/2019 ...

Leer más

Encuentro descubre Torrebesses para familias numerosas

23/03/2019

Leer más

Apúntate a nuestras newsletters!

Podrás recibir nuestros boletines con nuevas rutas, promociones, sorteos y mucho más.
Disfruta de femturisme.cat desde tu correo electrónico!