Un viaje en el Tren de los Lagos

Naturaleza

Un viaje en el Tren de los Lagos

Bajo la frase "Seu, observa i admira" (“Siéntate, observa y admira”) el Tren de los Lagos nos invita a emprender un viaje que transcurre entre tierra y agua y que une Lérida y La Pobla de Segur, siguiendo un camino nostálgico que nos retrocede en el tiempo. Una oferta de transporte atípica que nos permite descubrir y disfrutar del territorio por donde transcurre.

Su antigüedad e historia es una de las principales actividades de este servicio ya que se viaja con un tren clásico que es conducido por una locomotora de vapor. Además, nos permite disfrutar, a lo largo del recorrido, de un paisaje de gran belleza y con múltiples contrastes.

El Tren de los Lagos es toda una experiencia que permite observar, sentados desde el vagón, el territorio de campos de cultivo, ásperos y agrestes, de paredes calizas y aguas tranquilas... y al fondo, quizás, las cumbres blancas del Pirineo.

El tren pasa cercano a los lagos de Sant Llorenç de Montgai y Camarasa, atraviesa riscos e, incluso, en alguna ocasión nos permite estirar las piernas ya que el tren cuenta con 17 paradas que nos dan la posibilidad de descubrir alguno de los municipios donde estaciona.

¡El tren nos espera, es la hora de partir!

Pueblos de la ruta

El inicio del trayecto

Desde la estación de Lérida estando ya se puede escuchar un silbido de tren clásico y ver una nube de humo blanco que surge de una locomotora. Todo ello nos indica que el Tren de los Lagos está a punto de salir.

La garrafeta, el tren dels llacsLa locomotora que nos acompañará de Balaguer a La Pobla de Segur, será nuestra guía a lo largo de esta ruta ya que se encuentra al frente arrastrando cuatro vagones y nos subirá por fuertes desniveles.

El Tren de los Lagos se encuentra en funcionamiento desde el año 2007 aprovechando la infraestructura de una antigua línea ferroviaria que une Lérida y La Pobla de Segur desde 1975.

El Tren, también, es un tren histórico restaurado por la Asociación para la Reconstrucción y Puesta en Servicio de Material Ferroviario Histórico (ARMF) que se encuentra en Lérida.

Una vez el tren arranque podremos recorrer el trayecto de Lérida hasta La Pobla de Segur partiendo de la comarca del Segrià, atravesando la Noguera y el Montsec y adentrándonos en el Pallars Jussà.

El primer tramo nos llevará a seguir el río Segre y a observar los árboles frutales que riega con sus aguas. En medio de este paisaje, dejaremos atrás pueblos como Vilanova de la Barca, Vallfogona de Balaguer, Térmens y Alcoletge.

Pero previamente, en la estación de Lérida, el grupo de teatro "La Cremallera" nos dará la bienvenida a todos los pasajeros.

Próxima Parada: Balaguer y el Montsec

Tanto el río Noguera Pallaresa como el Segre han definido el trayecto a seguir por el Tren de los Lagos, así como han influenciado en su nombre ya que su recorrido se caracteriza por espacios naturales con mucha agua.

Balaguer (El Tren dels Llacs)Una vez llegados a Balaguer el paisaje se transforma. Cambiamos el Segre por el río de la Noguera Pallaresa, los árboles frutales para las zonas montañosas y la llanura del Segre por el Montsec.

El Montsec, que se caracteriza por su cordillera calcárea y los espectaculares desfiladeros de Mont-rebei y Terradets, se deja reflejar los lagos que este esconde y precede ya que en este tramo del trayecto el tren se salpicará con el agua de cuatro diferentes.

Desde Balaguer y a sólo 12 kilómetros de distancia toparemos con el embalse de Camarasa que presenta una extensión de 20 kilómetros y que nos acompaña desde el Montsec hasta la confluencia de las aguas provenientes del Segre y del Noguera Pallaresa.

Sin embargo, hay que estar alerta y no confundir este con el embalse de Sant Llorenç de Montgai, el cual habremos dejado atrás anteriormente.

El Tren de los Lagos sigue su camino tocando el embalse de Cellers y donde arriba despega el desfiladero de Terradets.

Y, por último, se remoja en el pantano de Sant Antoni, conocido también como pantano de Talarn, el cual nos da la bienvenida a la población de La Pobla de Segur. Añadir que este es uno de los embalses más extenso de Catalunya.

También, en estos cuatro espacios naturales es posible la práctica de deportes acuáticos. Tal vez, desde la ventana de algunos de los vagones podremos observar alguna persona remando o refrescándose en los pantanos.

Llegada a La Pobla de Segur

Pobla de Segur (el Tren dels Llacs)Después de un trayecto de, casi dos horas, disfrutando de la espléndida belleza natural del recorrido, el Tren de los Lagos llega a su desenlace.

Este, estirado desde Balaguer por la locomotora, llega a La Pobla de Segur, habiendo pasado por poblaciones como Tremp y Salàs de Pallars.

En La Pobla de Segur podemos pasear por su casco antiguo configurado por dos calles, visitar el Molino del Aceite y el conjunto modernista Casa Mauri y adentrarnos en el museo de Raiers.

Centre Cultural dels Raiers (Museu dels Raiers)Normalmente, también, en el mes de septiembre se celebra cada sábado el Mercado del Tren, el cual se encuentra situado en la plaza de la estación y acoge paradas con productos artesanales y agroalimentarios de la zona.

El Tren de los Lagos, aun que finaliza su trayecto en la población de La Pobla de Segur, tiene programado el viaje de retorno. El tren vuelve hacia Balaguer y Lérida, habitualmente, a media tarde (aproximadamente a las 17:30 h.). Sin embargo, si se desea alargar la visita, se puede hacer noche en la población y aprovechar para visitar la Vall Fosca o, incluso, llegarse hasta Salàs de Pallars y visitar las Tiendas - Museo con el fin de que el viaje nostálgico en el tiempo sea mucho más profundo.

Algunos datos de interés y curiosidades

  • El tren funciona, únicamente, del 7 de abril al 29 de septiembre.
  • Es recomendable, antes de iniciar el trayecto, consultar los horarios ya que circula sólo los sábados.
  • La capacidad del tren es limitada, por este motivo recomendamos realizar una reserva anticipada.
  • La línea cuenta con 17 paradas pero sólo se pueden obtener billetes por trayecto en las estaciones de Lleida Pirineos y Balaguer.
  • La duración de todo el recorrido, sin parada en ninguna población, es de una hora y cincuenta minutos.
  • El tren, a lo largo del viaje, pasa por 41 túneles y 31 puentes.