Ruta del Modernismo de veraneo en el Vallès Oriental

Cultura

Ruta del Modernismo de veraneo en el Vallès Oriental

El modernismo fue un movimiento cultural que se extendió por Europa a finales del siglo XIX y principios del XX.

En Cataluña este movimiento alcanzó unas dimensiones relevantes. Por ello, hoy en día podemos encontrar muestras de este legado en muchas poblaciones de la geografía catalana.

La ruta del modernismo del Vallès Oriental es un testimonio más, la cual forma parte del conjunto de todas las rutas modernistas existentes en Cataluña.

Sin embargo, esta ruta se caracteriza por el descubrimiento de construcciones modernistas que acogen los municipios de Granollers y Cardedeu y que eran utilizadas para veranear.

La arquitectura para el veraneo se popularizó a principios del siglo XX por parte de la gran burguesía barcelonesa. Estas familias buscaban la fresca del verano, lejos de la ciudad de Barcelona. Por ello, encargaban la construcción de grandes y bonitas mansiones en el Vallès Oriental a arquitectos de renombre como Manel Joaquim Raspall.

De hecho, en aquella época corría la expresión "un palco en el Liceu y una torre en Cardedeu".

Pueblos de la ruta

Granollers, ciudad comercial y moderna

Casa Modernista Ramoneda a GranollersLa capital del Vallés Oriental, Granollers, se ha caracterizado, a lo largo de la historia, por ser una ciudad comercial. Pero no fue hasta principios del siglo XX y coincidiendo con el modernismo que creció y se consolidó como centro comercial.

Esta expansión llegó acompañada de la construcción, especialmente a partir de 1907, de muchos edificios residenciales y públicos que, todavía, se conservan hoy en día.

La mayoría de esta arquitectura fue proyectada por Manel Joaquim Raspall, el arquitecto municipal de la villa, por este motivo, las rutas propuestas se conocen, también, como la Ruta Raspall.

Actualmente, los edificios que se construyeron se pueden visitar a través de un itinerario que se inicia, habitualmente, en el Museo de Granollers. Cada uno de estos edificios es recomendable observarlos detenidamente, ya que ninguno de ellos es igual.

De ruta modernista por la capital del Vallés Oriental

Para conocer la esencia del modernismo que queda intacta en la ciudad de Granollers hay que plantarse en la Plaza de la Porxada, espacio que se ha convertido en el más emblemático de la población y que fue el nodo comercial de Granollers durante muchos años.

Plaça Porxada Modernista de GranollersLa Porxada fue concebida, en unos inicios, como lonja de grano. Y, por su importancia, no es de extrañar que a su alrededor se encuentren edificios significativos, como el Ayuntamiento o la Casa Clapés.

Ambos de estilo modernista, el Ayuntamiento se caracteriza por ser un edificio de recreación de inspiración medieval y la Casa Clapés, obra Raspall, muestra una decoración típicamente modernista.

Próximas a esta ubicación, se encuentran otras obras del arquitecto Raspall. De estilo más geométrico destaca la Casa Sebastián Costa (calle Santa Ana), conocida, también, como Can Biel y que fue levantada en 1928.

Casa Modernista Clapés, actual ajuntament de GranollersEn la misma calle, pero justo en la otra acera, se encuentra otra casa del mismo propietario, Casa Sebastián Costa, que también fue reformada por el arquitecto Raspall. De este edificio destaca la fachada de ladrillo visto, típica del estilo modernista.

Seguin el itinerario, en la Plaza de las Ollas, se conserva la Casa Josep Tardà, construida en 1903 por Adolf Rou donde es recomendable fijarse con la cerámica que decora la fachada.

Can Puntes (calle de Espí i Grau) es otro edificio con la huella de Raspall, ya que éste reformó el edificio después de la proyección efectuada por el arquitecto Eduard M. Balcells.

Alejándonos del centro y siguiendo por la calle de Corró hay un espacio público que acoge la Sala Tarafa, que formaba parte de un antiguo hospital gótico reformado por Raspall que lo convirtió, posteriormente, en biblioteca. La Sala destaca por ser decorada con esgrafiados y vidrieras emplomadas en su interior.

El protagonismo de este edificio, en esta calle, es compartido con la Casa Joan Sanpera, el dueño de la que era un indiano y que encargó, en 1912, la construcción de su casa de veraneo a Albert Joan y Torner.

Todo este legado modernista es completado por la Casa Blanxart, la Casa Ganduxer, un conjunto de 12 viviendas de Jaume Corbera y el Asilo Hospital.

... y una torre en Cardedeu

A principios del siglo XX se popularizó una expresión que decía "un palco en el Liceu y una torre en Cardedeu".

Torre Gual o Torre Montserrat a Cardedeu (Modernisme)Esta población ubicada en el centro de la depresión vallesana se convirtió en una población modernista debido a la construcción de la línea de tren y la carretera comarcal, a finales del siglo XIX, que mejoró, considerablemente, su comunicación.

Con estas mejoras en accesibilidad el municipio creció a gran velocidad con nuevas edificaciones que se levantaron en el entorno de estas vías. Estas construcciones se caracterizaron por una arquitectura singular que se basaba en torres modernistas construidas por veraneantes de Barcelona.

Hoy en día todavía destacan las torres de la carretera, sobre todo la Torre Gual o Montserrat. Sin embargo, Cardedeu conserva otros edificios modernistas, entre los que el predominio del estilo de Raspall es predominante.

Ruta modernista por Cardedeu

Cardedeu acoge el primer encargo que recibió el arquitecto Raspall para una persona privada, concretamente la señora Mercè Espinach.

Casa Modernista Alqueria Cloelia de Mercè Raspall a CardedeuLa casa de veraneo de la señora Espinach, conocida como Alquería Cloelia, fue construida en la Gran Vía de Tomás Balvey en 1904 y reúne todos los rasgos característicos de Raspall.

En una calle paralela de esta edificación se ubican las Casas Josep Pericas i Roselló, un conjunto de dos viviendas modernistas con uso residencial y no de veraneo obra, también, de Raspall.

Próxima a éstas se conserva la Torre Montserrat, un ejemplo de torre de veraneo con jardín a su alrededor obra de Eduard M. Balcells. De hecho, esta fue la única obra que construyó en Cardedeu. Fijaros en la cubierta de mosaico y crestería de hierro forjado que destaca la torre en cuestión.

Casa modernista de Golferichs a Cardedeu.jpgEn la calle del Montseny se encuentra uno de los pocos ejemplos de construcciones modernistas con una utilidad diferente al veraneo. Nos referimos a Cal Peó, un antiguo almacén de obra, nuevamente, de Raspall y que hoy se ha convertido en un espacio público.

Adentrándonos en el centro neurálgico de Cardedeu y siguiendo con la obra de Raspall, en la calle hospital está la Casa Golferichs, que es relevante para sus rejas de las ventanas y balcones, y la Casa Masó, que era una antigua casa de pueblo que se reformó para casa de veraneo.

Completan la ruta la Casa Viader, que fue la residencia de verano del inventor de Cacaolat, la Casa Arquer, Can Llibre, la Casa Clavell, la Casa Borràs, la Casa Balvey, Els Pinetons, la Casa Ricós, la Masía Joan Niella, el cementerio municipal y, por último, la Granja Viader.