El Vesper de La Gloriosa

Historia

El Vesper de La Gloriosa

El Penedès se convirtió, durante la Guerra Civil, en el centro de las operaciones de la aviación republicana, la Gloriosa, ya que se establecieron en este territorio cuatro aeródromos cuando se perdieron los que tenían en Aragón y se preveía el avance de las tropas franquistas hacia la provincia de Lleida. Asimismo el Penedès se convirtió, a partir de ese momento, en uno de los objetivos principales y punto de mira de los bombardeos del otro bando.

Estos cuatro aeródromos, situados en Santa Oliva, los Monjos, Sabanell (Font-rubí) y los Pacs y que pasarían a ser conocidos como el Vesper de la Gloriosa, en castellano el Avispero de la Gloriosa, fueron cruciales durante las acciones del Ebro y el Segre que tuvieon lugar entre abril y mayo de 1938, durante la Batalla del Ebro así como durante la ofensiva de Seròs y la campaña de Cataluña, hasta enero de 1939 que fueron abandonados por los republicanos frente a la ofensiva franquista.

El Consejo Comarcal del Alt Penedès, junto con la colaboración del Instituto de Estudios Penedesencs, el Vinseum y la Subdirección General de Memoria y Paz de la Generalitat señalizó la ruta dedicada a la aviación republicana en el Penedès y que transcurre por los restos de los cuatro aeródromos: refugios, cuarteles, casetas de mando...

Os proponemos iniciar la ruta en el campo de aviación de Sabanell, seguir por Pacs y los Monjos hasta llegar al aeródromo de Santa Oliva.

Significado del Vesper de la Gloriosa

El Vesper de La Gloriosa (Placa El Vesper De La Gloriosa) La concentración de cuatro aeródromos en un territorio no muy grande y en una distancia cercana, aun radio de 10 km, hizo que estos se conocieran como el Vesper, o avispero, de la Gloriosa. El motivo de este nombre se debía a que el ruido de las aviones que despegaban y aterrizaban en estos aeródromos recordaban a un enjambre de avispas. Que este avispero se acompañara de la Gloriosa es porque este era el nombre con el que se conocía la aviación republicana.

El Penedés, epicentro de la aviación republicana

El Vesper de La Gloriosa (aviación republicana Vesper De La Gloriosa) Desde finales del año 1937 y hasta principios de 1939 el Penedès se convirtió en el centro neurálgico de la aviación republicana con la construcción de cuatro aeródromos que fueron ocupados por algunas escuadrillas de caza de primera línea del Grupo 26 xatos y grupo 21 mosques. Lo primero que se construyó, con la ayuda de la mano de obra local, fue el de los Monjos en el Alt Penedès, seguido por el de Santa Oliva en el Baix Penedès. El tercero y el cuarto campo de aviación, en el Alt Penedès, fueron los de Sabanell y Pacs.

La ubicación de los aeródromos en el Penedès comportó que el territorio sufriera varios bombardeos franquistas. De hecho, se convirtió en una de las comarcas catalanas con un mayor número de bombardeos, en total 300, que ocasionarían hasta 200 muertos. Por este motivo, los cuatros terrenos de aviación y en los municipios cercanos se construyeron varios refugios, algunos de los cuales se han recuperado.

El aeródromo de Sabanell y Pacs

El Vesper de La Gloriosa (Aerodrom Sabanell Hay Navidad Hay Cepillo)Como os decíamos, iniciaremos la ruta del Vesper de la Gloriosa en Lavern (Subirats), municipio que acogió en la masía de Cal Maristany la escuela de pilotos republicanos y que era una de las dos que hubo en Cataluña durante la Guerra Civil.

Se continúa por los terrenos del aeródromo republicano de Sabanell, o conocido también como el campo del Pla del Penedès o de Sant Pere de Riudebitlles, situado en las tierras agrícolas de Cal Nada Cal Raspall, entre otras, que se devolvieron a sus propietarios en agosto de 1939 y donde se plantó, nuevamente, huerta, viña y cereales. Este campo fue característico por su función como zona de entrenamiento de los pilotos.

El Vesper de La Gloriosa (Refugio Antiaéreo Aerodrom Sabanell Vesper Gloriosa) Cercano al campo y de la caseta del mando, se construyó un refugio con capacidad de hasta 120 personas y otros elementales en el perímetro del campo. Hoy aún se conservan los restos de algunos de ellos, entre las que destacan los restos del refugio más grande situado cerca de la casa del mando.

La ruta continúa hacia Can Mayol. Esta casa fue protagonista porque acogió el refugio más grande del campo del aeródromo de Pacs - Vilobí que se construyó entre los meses de mayo y junio del año 1938 y que se caracterizó por disponer de una única pista en forma rectangular.

En Can Mayol se podían refugiar hasta 120 personas. A este se accedía por su interior a través de dos bocas por las que se descendían unos ocho metros. También, alrededor de esta masía se situaban los elementos del parque móvil: coches, camiones cisterna, ambulancia... y un espacio de alarma y aviso aprovechando la campana de la iglesia de Sant Genís de Pacs.

El campo de aviación los Monjos

El Vesper de La Gloriosa (Parque Memoria Refugio Del Collado Los Monjes Vesper Gloriosa) La ruta continúa hacia el refugio del Collado, situado en el campo de aviación de los Monjos, en el actual Parque de la Memoria del Serral.

El campo de aviación de los Monjos, construido en medio de campos de viñedos y cereales, contaba con tres pistas de entre 800 y 1.300 metros, una caseta de mando, intendencia y taller de reparaciones, un cuerpo de guardia (Mas Granell) y refugios. Además de varias zanjas situadas entorno al perímetro del campo.

Hoy en día se pueden visitar, a través de visitas guiadas organizadas por el Ayuntamiento de Santa Margarida i els Monjos, tres refugios que han sido recuperados. Uno es el refugio de Serral que acoge el Centro de Interpretación de la Aviación Republicana y la Guerra Aérea (CIARGA) y donde se ofrece una visión del papel que ocupó la aviación republicana durante la Guerra Civil. Los otros refugios son el mayor de Margaridoia y el elemental de Cal Rubió. Además, la visita a estos espacios se puede complementar con la prisión de pilotos franquistas en el castillo de Penyafort y que el mismo itinerario indica.

Los terrenos de Santa Oliva

El último espacio a visitar es el aeródromo de Santa Oliva. Caracterizado por sus dimensiones y capacidad, este fue uno de los más importantes, empezó a funcionar a partir de abril de 1938.

El Vesper de La Gloriosa (Caseta Pilotos Santa Oliva Vesper Gloriosa) Este estaba formado por dos pistas de más de 1.000 metros y varios elementos constructivos, como un gran refugio para 180 personas, una caseta para el oficial u oficiales, una caseta para el cuerpo de guardia y otros refugios dispersos en el perímetro del campo. Actualmente de estos refugios se conservan tres.

Algunas casas y construcciones cercanas también fueron ocupadas para desarrollar determinadas funciones. Como, por ejemplo, Cal Pau fue la residencia de los soldados y el palacio de Sabartés era la residencia de los oficiales. También, la iglesia de la Virgen del Remedio acogió el taller, en la rectoría de Santa Oliva se instalaron las oficinas y en la iglesia de Sant Jaume dels Domenys se realizaban las reparaciones y mantenimiento de todo el material aéreo.

El itinerario de la Ruta de los Vespers de la Gloriosa finaliza en la estación de ferrocarriles de Sant Vicenç de Calders (El Vendrell) donde se encuentra una infraestructura que fue bombardeada un centenar de veces por el ejército franquista con el fin de detener las conexiones ferroviarias del momento.

Otros caminos de la memoria

El Vesper de La Gloriosa (Espacios Memoria Historica Penedes Vesper Gloriosa) La Ruta del Vesper de la Gloriosa forma parte de los itinerarios de la memoria democrática del Penedès junto con la Ruta de Defensa de la Costa y la Ruta del Frente. Todas ellas tienen por objetivo poner en valor un patrimonio que da pie a la reflexión y que fomenta la cultura de la paz.

Estas tres rutas forman parte de la Red de Espacios de Memoria Democrática de Cataluña y son complementarias entre ellas y, en algunas ocasiones, coinciden y comparten algunos puntos y espacios. Por ejemplo, Santa Margarida i els Monjos configura la Ruta de los Vespers de la Gloriosa y también forma parte de la Ruta del Frente.

La Ruta de Defensa de la Costa, promovida por el Consejo Comarcal del Garraf, transcurre por bunkers y antiguos puntos de defensa que se construyeron para fortificar el territorio a raíz del crucero franquista que bombardeó el municipio de Roses mientras que la Ruta del Frente, impulsada por el Consejo Comarcal del Baix Penedès, hace alusión a la estancia del frente guerra que estuvo entre tres y cuatro días en el territorio del Penedès previamente a que cayera la ciudad de Barcelona.

Mostrar el mapa de rutas

Mostrar el mapa de rutas