De ruta por Mont-Roig del Camp

Cultura / Historia

De ruta por Mont-Roig del Camp

"Toda mi obra está concebida en Mont-roig". La cita es ni más ni menos de Joan Miró, catalán universal, y la ciudad a la que se refiere, Mont-roig del Camp, en la comarca del Baix Camp. O sea que si desea conocer las calles y la luz que inspiraron al artista, síguenos en este itinerario que proponemos, en el corazón de la Costa Dorada. La guinda la pondremos yendo hasta la ermita de la Virgen de la Roca, un lugar singular, motivo de leyendas, y también conocido por Miró.

Mont-roig del Camp - Miami Platja es el nombre completo del municipio. Como otros de la Costa Dorada, se compone de un núcleo histórico unos cuantos kilómetros en el interior, y una población junto al mar muy abocada al turismo, con restaurantes, hoteles y apartamentos a granel, así como kilómetros y kilómetros de playa y algunas calas sensacionales. Si vais en verano, no desaproveches la ocasión de remojaros en algún punto de Miami Playa. Nosotros hoy, sin embargo, os proponemos una ruta por Mont-roig del Camp, donde el artista Joan Miró pasó largas temporadas, y los mont-rogencs prácticamente lo consideran hijo de aquí.

En la actualidad Montroig, la ciudad del interior, tiene unos tres mil habitantes y para situarla deciros por ejemplo que se encuentra a unos 15 kilómetros al sur de Reus, la capital de comarca. Sin destacar especialmente para tener unas calles empinadas, sí es cierto que su centro histórico se encuentra en ligera pendiente, como notarán enseguida nuestras piernas con la ruta propuesta. Unas calles que, en gran parte, han sido remodelados a fondo en los últimos años, y por lo tanto si visitasteis Mont-roig hace algún tiempo, puede ser un buen momento para volver y conocer el renovado casco antiguo.

Pueblos de la ruta

'Escuela de niños' y 'Escuela de niñas'

De ruta para Mont-Roig del Camp (Antigua Escuela de Niñas Mont Roig Del Camp) Proponemos empezar el itinerario en el cruce entre las calles de Agustí Sardà, de la Industria, de la Fuente y de Poniente, un espacio desde donde percibimos parcialmente la fisonomía del casco histórico de Mont-roig, con las casas que parecen amontonarse unas sobre las otras, y con una fuente donde podemos tomar provisiones líquidas si necesitamos para empezar la excursión y donde podemos ver los escudos del municipio y de Cataluña. De todas las calles mencionados elegimos el de Poniente, y enseguida lo dejamos siguiendo la indicación hacia la Iglesia Vieja y el Centro Miró. Estamos en la calle del Calvario.

De ruta para Mont-Roig del Camp (Antigua Escuela Mont Roig Del Camp) Cuando este termina, vamos a la izquierda, y encontramos el primer edificio interesante de Mont-roig, el de las antiguas escuelas. Hoy Casa de Cultura de Agustí Sardà y sede de la biblioteca pública Joan Miró, se trata de una construcción neoclásica con fachada de simetría renacentista con dos monárquicas coronas en lo alto y dos portales de entrada a lado y lado en que expresamente se han conservado las letras que se inscribieron: sobre el portal de la izquierda (mirando la fachada), "Escuela de niños" y sobre el de la derecha, "Escuela de niñas". Las puertas de los balcones presentan elementos decorativos.

A partir de este punto la calle de la Virgen de la Roca hace subida y a mano izquierda dejamos la calle del Call, sin elementos destacables, hasta que, con una curva de 180 grados, tomamos la calle de San Antonio.

La 'Catedral del Baix Camp'

En esta calle tenemos la ermita de San Antonio Abad, del siglo XIX y reconvertida en vivienda y casas antiguas con elementos interesantes, como la de Joan Borràs, con una bonita puerta y portal que, según la inscripción que reluce, es del año 1756. Por la parte posterior llegamos a la Iglesia Nueva de San Miguel Arcángel y así le podemos dar la vuelta y comprobar que es de dimensiones considerables, hasta el punto que hay quien lo ha bautizado como Catedral del Baix Camp. De ruta para Mont-Roig del Camp (Iglesia Nueva Mont Roig Del Camp) Quien sabe si por sus medidas, o tal vez por la curiosa fachada, inacabada, con piedras angulosas sobresaliendo y con una imagen de Cristo con los brazos abiertos en cruz que nos recuerda al de Río de Janeiro. La iglesia carece de campanario y parece ser que en el mismo lugar había habido un castillo, ya en el siglo XII. La primera piedra de la iglesia se puso el 25 de octubre de 1801, como se informa en la inscripción que hay en el muro exterior, pero las guerras y las desamortizaciones detuvieron el proyecto y la primera misa no llegó hasta el año 1943, gracias a los esfuerzos del padre Caietà Ivern. Es por ello que la plaza donde nos encontramos, donde da la fachada de la iglesia, lleva el nombre de este cura. Si encuentra la puerta del templo abierta, entrad en ella para admirar las pinturas al fresco llenas de color de Jaume Minguell.

De ruta para Mont-Roig del Camp (Portal Mont Roig Del Camp) Como ya puede adivinar, si hay un templo que lleva por nombre iglesia "nueva" será que en un lugar u otro hay una "vieja". Ésta se encuentra muy cerca, sólo hay que seguir la calle Mayor y ya la tenéis allí. Su historia ha sido una constante de ampliaciones y modificaciones desde que se empezó a construir a finales del siglo XII. De la construcción que ha llegado a nuestros días destacan varios elementos, como la doble portada de estilo clásico -con columnas y un tímpano triangular-, la torre del campanario, del siglo XVI, y la fuente neoclásica que hay pegada a la pared lateral que da a la plaza de Joan Miró y que encontramos después de cruzar un arco que une la iglesia con las casas vecinas.

Un centro de interpretación del artista

De ruta para Mont-Roig del Camp (Iglesia Vieja Mont Roig Del Camp) La Iglesia Vieja no cumple hoy funciones religiosas, a no ser que consideremos el arte como una religión. Y es que el interior lo ocupa desde hace años el Centro Miró, un lugar de interpretación de la obra de Joan Miró y donde se expone también su relación con el municipio. El barcelonés descubrió en Mont-roig la vida del campo, los viñedos, los olivos y desde 1920 hacía estancia largas temporadas, más adelante combinándolas con los viajes a París. En la población todavía se recuerda el multitudinario homenaje que se le rindió el 29 de abril de 1979.

De ruta para Mont-Roig del Camp (Joan Miro Lagarto Plumas Oro) Mont-roig no dispone de obras originales del artista, pero el Centro veremos algunas reproducciones, como el tapiz El lagarto de las plumas de oro o los seis Muñecos mironianos, así como varios audiovisuales sobre el genio.

En la misma plaza de la iglesia nos llama la atención una placa en la pared de una casa donde se dice que allí nació Anton Benaiges y Nogués. Este nombre de seguro no es tan conocido como el de Miró, pero vale la pena explicar, aunque sea para recordar un momento todas aquellas personas que murieron a manos del fascismo, que Benaiges fue un maestro de la II República que fue a dar clases en un pueblo de la provincia de Burgos y que aplicaba un método de enseñanza innovador, llamado Freinet. Benaiges fue asesinado, a sus 33 años, apenas iniciado el conflicto bélico, en 1936.

Vamos ya terminando el itinerario por el centro histórico de Mont-roig y para llegar al punto de donde hemos salido descubriendo algunas calles más, podemos hacer todo lo de Francesc Riba i Mestre hasta la plaza de Miramar e ir por la calle de Cristóbal Colón hasta la calle de la Industria, que tomaremos a la derecha.

Dos ermitas sobre una roca rojiza

De ruta para Mont-Roig del Camp (Ermita de La Madre de Dios de La Roca) Pero he aquí que dentro del mismo término municipal -bastante extenso, por cierto- hay un lugar que no os podéis perder: la ermita de la Virgen de la Roca. De hecho son dos, de ermitas, una junto a la otra, la que acabamos de citar y la de San Ramon de Penyafort. En este lugar, bastante espectacular, entenderemos por qué Mont-roig tiene este nombre, ya que se trata de una montaña -o tal vez deberíamos decir una inmensa roca- de color rojizo y conoceremos un punto de gran devoción para los mont-rogencs y que se sabe con certeza que Miró también visitaba y admiraba.

De ruta para Mont-Roig del Camp (Ermita Mare Deu De La Roca Y Peñafort) Las ermitas parecen suspendidas por un milagro sobre la roca. A pesar de la fisonomía escarpada de la montaña, no necesitará una gran ni complicada excursión para acceder, ya que con vehículo se llega un buen trozo arriba y ya sólo se necesitan unos metros para encontrarse con la Virgen de La Roca, una construcción de la que se tienen referencias desde el año 1230 y que más que ermita hay que definir como santuario, con varias edificaciones, en parte aprovechando la piedra rojiza del lugar. Unos poco más arriba, la ermita de San Ramon de Peñafort es una pequeña construcción rectangular que data de 1586. Por allí encontraremos el sendero del Areny para llegar a un mirador. Si las vistas desde las ermitas ya eran impresionantes, desde el mirador aún podremos disfrutar más con las panorámicas de los alrededores. Un lugar fenomenal que ha dado lugar a leyendas como la del resbalón del rey moro (que podrá conocer cuando vaya) y que pone el punto y final a la salida de hoy.

El resbalón del rey moro

Había una vez un rey moro, que con su caballo, fue a la ermita de la Roca. Subió arriba la ermita de San Ramón y robó la lámpara de plata que había. Bajó, entró en la iglesia y allí robó las joyas de la Virgen. Mientras robaba, comenzaron a salir nubes, oscurecía, y se oían truenos y rayos. El rey salió a la plaza, subió al caballo y se marchó, llevando todo lo que había robado. Pero el caballo al oír el chasquido de los truenos y relámpagos que no paraban, se desbocó, y cuando estaba en la "bajada del rey moro", resbaló, y caballo y rey ​​cayeron por un barranco y allí murieron. En esa bajada aún se ven los resbalones del caballo. Hay quien dice que aún se puede ver la silueta del rey moro y la del caballo, al otro lado del barranco; si no lo tapan las hierbas.