Las coronelas y sus batallones en 1714

Historia

Las coronelas y sus batallones en 1714

El ejército defensor del bando austracista que luchó durante la Guerra de Sucesión estaba formado por diferentes regimientos. Había unos que recibían órdenes de las coronelas de las ciudades, siendo la más importante, la Coronela de Barcelona. Estas coronelas tienen su origen en la Edad Media, pero perduraron hasta la edad moderna.

En esta ruta, conoceremos el mundo de las coronelas, concretamente el de la de Tortosa y de la de Barcelona y haremos un recorrido por los espacios y edificios que acogieron sus batallones en los momentos de batalla, descubriendo así espacios secretos que nos permitirán imaginar los detalles poco conocidos de los ejércitos y sus batallones durante la Guerra de Sucesión.

Pueblos de la ruta

Las coronelas

Las coronelas y sus batallones (soldado coronela) Las principales ciudades del Principado de Cataluña tenían milicias urbanas formadas por ciudadanos militarizados procedentes de los diferentes gremios de oficios. Estas milicias se agrupaban en batallones, que a la vez se regían por una coronela.

Las coronelas de las ciudades catalanas más importantes son la Coronela de Barcelona, la de Tortosa, la de Lérida, la de Gerona y la de Tarragona .

Cada una de estas coronelas estaba formada por varios batallones y cada uno de estos batallones recibía la protección de un santo católico que velaba por todos los miembros del batallón que estaban dispuestos a entrar en el campo de batalla.

La Coronela de Tortosa

Su origen hay que buscarlo antes de la Guerra de los Segadors, cuando en la ciudad se organizaban en cofradías o trastes.

Las coronelas y sus batallones (coronelas Tortosa trastes) El nombre de traste proviene de la referencia que se hacía en los diferentes tramos de muralla de la ciudad, que eran 15. Cada milicia de la ciudad llevaba el nombre de la cerradura de la ciudad que defendía.

Cada una de estas milicias tenía un capitán que formaba parte de la aristocracia urbana o Ciutadans Honrats (Ciudadanos Honrados) y, más adelante, de la aristocracia rural o Nobles. Las milicias estaban formadas por personas pertenecientes a los gremios o cofradías y los barrios o parroquias. Además, contaban con un tamborilero y dos trompeteros y cada milicia tenía sus propios colores identificativos.

Los trastes que defendían la ciudad de Tortosa tenían bajo su responsabilidad distintos edificios que debían proteger: edificios de carácter económico, civil o religioso y que han perdurado hasta nuestros días, así que todavía hoy se pueden contemplar. Destacamos la catedral, los Reales Colegios, la Casa del Consejo, la Lonja y algunos palacios, como el Palacio Episcopal o el Palacio Oliver.

La Coronela de Barcelona

Las coronelas y sus batallones (coronela de Barcelona) Después de diferentes cambios de configuración y nombramientos de cargos a lo largo de su historia, la Coronela de Barcelona toma una forma definitiva durante los años 1706 a 1707. De manera que se convierte en una institución permanente dedicada a la defensa de la ciudad.

El Conseller en Cap (Consejero) era quien comandaba y organizaba tanto los batallones como las compañías, que a su vez estaban comandadas por sus propios capitanes. Este batallones estaban formados por miembros de los gremios y estos gremios eran los que sufragaban los gastos de los uniformes y las banderas y también algún sueldos, mientras que la Corona pagaba el armamento y también algunas pagas de comandantes.

Los miembros de la Coronela de Barcelona se distinguían por su alta preparación, valentía y disciplina como estructura paramilitar y por su fidelidad al lema de "Invicta Coronela de Barcelona".

Los batallones de la Coronela

Las coronelas y sus batallones (Batallones Coronela en Barcelona) La estructura y las órdenes de mando de la Coronela fueron cambiando con el paso de los años, intentando mejorar aquellos aspectos que no se veían bastante claros. Esto hizo que en 1713 quedara configurada y establecida de una manera diferente la planta de la Coronela.

Entre otros cambios, cabe destacar la reducción del número de batallones, quedando reducido a 6: el de la Santísima Trinidad, el de la Inmaculada Concepción, el de Santa Eulalia, el de Santa Madrona, el de San Severo y el de la Madre de Dios de la Merced.

También quedó establecido el número total de compañías y el número de compañías con las que contaría cada batallón; se aumentó el número de capitanes y se acordaron los cargos militares que habría en cada compañía.

El batallón de la Santísima Trinidad

Las coronelas y sus batallones (iglesia de santa maria del mar barcelona) Estuvo formado por 8 compañías que incluía la de los "Estudiantes de Leyes" que sólo se movilizaba si Barcelona era víctima de un asedio. Su cuartel general se encontraba situado en la iglesia de Santa María del Mar.

Esta iglesia fue construida en el siglo XIV por Berenguer de Montagut y Ramon Despuig sobre la antigua iglesia de Santa María de las Arenas, del siglo X. Parece ser que se edificó en este punto porque era donde estaban las reliquias de Santa Eulalia de Barcelona, patrona de la ciudad.

Se considera la única iglesia catalana acabada de estilo gótico, aunque las torres fueron construidas en el siglo XIX y ha sufrido diversas reformas debido a los daños sufridos a lo largo de su historia con un incendio y un terremoto.

El batallón de la Inmaculada y Purísima Concepción de María Santísima

También conocido como el batallón de la Inmaculada Concepción, tenía el cuartel general en la iglesia de Santa Clara y estaba formado por 9 compañías.

El Convento de Santa Clara fue destruido después de la derrota de Barcelona por orden de Felipe V. Las condiciones en las que quedó y la idea de construir el Parque de la Ciutadella justo en la zona donde se encontraba, hizo que se eliminaran los pocos restos que quedaban.

Las coronelas y sus batallones (parque de la ciudadela barcelona) Era considerado el primer convento de las monjas clarisas en la Península Ibérica, ya que la leyenda dice que se construyó a principios del siglo XIII.

Hay referencias al monasterio del barrio de la Ribera que indican que el convento fue edificado sobre una antigua capilla dedicada a San Antón y cerca de la puerta de San Daniel de la ciudad de Barcelona .

Después del sitio de Barcelona de 1714, se decidió derrumbar el monasterio y que los restos de sus construcciones se repartieran por distintos puntos de la ciudad. Actualmente podemos encontrarlos en el Palau Reial Major (Museo Marès, Museo de Historia de Barcelona y Salón del Tinell).

El batallón de Santa Eulalia Barcelonesa

Las coronelas y sus batallones (peno de santa eulalia oriol garcia) Este batallón lo formaban 7 compañías y tenía el cuartel general situado en la iglesia de San Pedro.

La construcción de esta iglesia se remonta al siglo X, cuando se encontraba situada fuera de las murallas. Con la construcción de las nuevas murallas de las manos de Jaume I, la iglesia queda en su interior y adosado al baluarte del mismo nombre.

De la construcción del monasterio, hoy en día sólo se conserva la iglesia, aunque la considerada primera comunidad de monjas benedictinas de la ciudad aún perdura, ahora ya en el monasterio que se construyó en Sarrià.

La arquitectura de la iglesia de Sant Pere de Puel·les ha sido modificada a lo largo de los años y de las guerras que ha sobrevivido. Sin embargo, aún se conservan dos relieves, el campanario y la torre de los Pájaros. Aparte, una buena parte del claustro se encuentra en el MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña).

El batallón de Santa Madrona

Las coronelas y sus batallones (iglesia de Santa Ana batalla de Santa Madrona) Estaba formado por 7 compañías y tenía el cuartel general en la iglesia de Santa Ana.

La iglesia de Santa Ana fue construida a mediados del siglo XII, aunque su construcció se alargó hasta el siglo XV. Esto hace que tenga tanto elementos románicos como góticos.

Dea la época románica mantiene la estructura del edificio (la planta de cruz, la bóveda de cañón y el ábside cuadrado) y del período barroco queda la bóveda de crucería de la nave y el cimborrio que fue reconstruido después de la Guerra Civil española.

En 1881 fue declarada Bien Cultural de Interés Nacional.

El batallón de San Severo

Las coronelas y sus batallones (Placa del Duque de Medinaceli Batalla de San Esteban) Tenía el cuartel general situado en la iglesia de San Francisco de Asís y estaba formado por 9 compañías, una de las cuales sólo se movilizaba si la ciudad era sitiada. Era la compañía de los "Estudiantes de Medicina, Filosofía y Teología".

El convento de San Francisco también era conocido con el nombre del convento de Framenors. La iglesia de estilo gótico contaba con dos claustros que fueron hundidos en el siglo XIX, tras la desamortización, y en su lugar se construyeron edificios de viviendas y la plaza del Duque de Medinaceli, junto al paseo de Colón.

Su construcción se inició a mediados del siglo XIII y se prolongó hasta mediados del XIV, junto con los claustros.

El batallón de la Virgen de la Merced

Este batallón estaba formado por 8 compañías y tenía el cuartel general en el convento de Santa Mónica, cerca de la Rambla.

Las coronelas y sus batallones (Centro Arte Santa Mónica Convento batalla Virgen Merce) En el lugar donde está situado se había edificado una iglesia, que a principios del siglo XVII se repuso. Lo que también sucedió una vez acabada la Guerra Civil española y también más recientemente.

Sus líneas de construcción son muy clásicas y lo que más destaca es el claustro interior. De la misma manera, en el espacio exterior de la fachada que da a la Rambla, encontramos una plataforma que sirve de balcón para contemplar su entorno con unas vistas inmejorables.

En 1984 fue declarado monumento histórico-artístico de interés nacional y, actualmente, este convento se ha convertido en el Centro de Arte Santa Mónica de la ciudad de Barcelona, que sirve como sala de exposiciones de la Generalitat de Catalunya .

Mostrar el mapa de rutas

Mostrar el mapa de rutas